Cuando las segundas oportunidades sí son buenas: cómo reconocer cuándo merece la pena volver a intentarlo

Cuando las segundas oportunidades sí son buenas: cómo reconocer cuándo merece la pena volver a intentarlo

Publicidad

Las películas y series de televisión nos lo han repetido hasta la saciedad: las segundas partes nunca fueron buenas. Tenemos como ejemplo a Ross y Rachel, que rompían y volvían una y otra vez - aunque, al final sí que acabaron juntos -. También se dieron dos oportunidades Carrie y Aidan y no funcionó - aunque Carrie acabó casándose con Mr. Big después de numerosas oportunidades -. O, incluso Ted y Robin, que lo intentaron varias veces, pero acaban casados con otros - aunque al final se vislumbra una nueva oportunidad -.

Pensándolo bien, muchas de nuestras series favoritas sugieren que las segundas oportunidades no son buenas y, sin embargo, terminan con los protagonistas nuevamente juntos. La vida real no parece alejarse demasiado de la ficción y es que, tras el reciente matrimonio de Miley Cirus y Liam Hermworsth, nosotras volvemos a creer en las segundas oportunidades. Tanto es asi que, pensándolo, nos hemos dado cuenta de que no son la única pareja que funciona tras una ruptura y una posterior reconciliación.

Entre las parejas de famosos que han vuelto con sus ex parejas y al segundo intento lo han hecho mejor que en el primero encontramos tambien a Justin Timberlake y Jessica Biel, Ashton Kutcher y Mila Kunis, Eva Gonzalez y Cayetano Ribera o, incluso, los Duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Kate Middleton. Todas estas parejas nos han demostrado que, a veces, las segundas oportunidades no solo funcionan, sino que pueden ser buenísimas. Sin embargo, no funcionan para todas las parejas y, por ello, es importante que seamos capaces de reconocer cuándo sí que merece la pena intentarlo, a qué señales debemos estar atentas y que estemos dispuestas a trabajar mucho en lo que no funcionó la primera vez.

Cómo saber si merece la pena volver a intentarlo

Lo primero que debemos plantearnos es si la razón de la ruptura sigue existiendo o te sigue afectando. Después de un tiempo, los motivos que llevaron a que una relación no funcionaran puede que ya no existan, debido a la evolución de nuestras vidas. Puede, también, que lo que nos parecía tan grave e importante en aquel momento, ya no nos los parezca tanto porque nuestros puntos de vista o prioridades han cambiando. Si lo que os hizo romper la primera vez ya no existe o ya no te supone un problema, quizás sí que podáis volver a intentarlo.

Sin embargo, si lo que os alejó la primera vez no ha cambiado, o para ti sigue siendo demasiado grave lo ocurrido aquella vez, quizás sea mejor dejar las cosas cómo están. Otra señal que puede indicar que es buena idea volver a intentarlo es el que hayáis cambiado y evolucionado hacía lugares que os acerquen. Los seres humanos vamos cambiando, evolucionado, modificando nuestras ilusiones y expectativa y eso, en ocasiones, puede ser lo que aleje a una pareja.

Rs 1024x759 160603134758 1024 Big Carrie Paris

En otros casos, puede ser exactamente lo que vuelva a acercar a una pareja que no funcionó la primera vez. Quizás cuando rompistéis estabáis en puntos diferentes de vuestras vidas, queríais cosas diferentes o no estabáis preparados para el compromiso. Sin embargo, el tiempo puede hacer que esas diferencias desaparezcan y os lleven a estar, ahora sí, en el mismo punto. En ese caso, puede ser una buena idea volver a intentarlo. Si, por el contrarios, las mismas diferencias que entonces siguen existiendo y seguís sin estar en el mismo punto, puede que volver no sea la mejor opción.

Si, además de lo anterior, has sido capaz de perdonar y olvidar lo que sea que ocurrió entonces - o nunca ha habido rencor entre vosotros - la segunda oportunidad puede ser pausible. Si, por el contrario, todavía te duele, no has sido capaz de dejarlo atrás y, cuando piensas en ello sientes el réncor y la ira, volver a intentarlo podría no funcionar.

Señales a las que debemos estar atentas antes de intentarlo

En ocasiones, las relaciones vienen con banderas rojas que el amor hace que no veamos. Esto puede ocurrir también cuando nos decidimos a intentar volver con nuestra ex pareja. Antes de tomar una decisión debemos dedicar cierto tiempo a escucharnos a nosotras mismas y a pensar en los motivos reales por los que queremos volver con esa persona. Sin en esa búsqueda encontramos algunas de estas señales, quizás no sea el momento de volver a intentarlo.

  • Crees que debes volver con él porque nunca encontrarás a nadie igual o porque te da miedo la soledad: a veces, tras una ruptura, puede sobrevenir un periodo de miedo y de inseguridad que nos lleve a plantearnos si no habremos hecho mal. Si decidimos volver con alguien debe ser porque realmente queremos estar con esa persona y no porque tengamos miedo a estar solas para siempre si no lo hacemos. Dedicar un tiempo a reflexionar sobre esto es muy importante.

  • Le quieres, ha sido una persona muy importante en tu vida, pero cuando piensas en cómo sois, lo que quereís y por qué rompisteís la primera vez, te das cuenta de que ni tú, ni él, ni la situación habéis cambiado.

  • Rompéis y volvéis de forma constante: en este caso quizás lo mejor es que rompas ese ciclo de una vez y no corras a volver con él como el resto de las veces. Es importante que esta vez dediques un tiempo a pensar si vuelves porque realmente crees que vuestra relación va a cambiar, estáis dispuestos a hacer las cosas diferentes y va funcionar o porque estás acostumbrada a esta rutina y te da miedo el cambio.

Hay que trabajar la nueva relación

Jessica Biel y Justin Timberlake segunda oportunidad

Cuando una pareja que se separó retoma una relación casi parece que tendría que hacerlo desde dónde la dejó. Sin embargo, si habeís decidido volver a intentarlo es, precisamente, porque las cosas ya no son cómo eran cuando lo dejáisteis. Esto quiere decir que vuestra relación no solo no es la misma, sino que no debe serlo. Es importante que tengáis claro que esta es una nueva relación, diferente, aunque sea con la misma persona.

Ambas partes de la pareja tendrían que estar igual de involucradas en intentar que esta nueva relación funcione y es importante que os lo demostréis. No solo con palabras, sino con actos. Si queréis que esta relación funcione, los actos deben ser diferentes a los que eran la primera vez y el esfuerzo y dedicación mutua constante. En este punto es importante que no solo exijamos al otro que nos demuestre que está dispuesto a intentarlo, sino que nosotras también nos aseguremos de lo que estamos y nos esforcemos en demostrarlo.

Es buena idea que hablemos entre nosotros de los errores que cometimos, de lo que no funcionó en aquella ocasión y de si nos vemos capaces de hacerlo diferente, para que podamos aprender de ellos y esforzarnos en cambiarlos. Mi pareja y yo estuvimos juntos por primera vez hace cinco años. En aquella ocasión no funcionó porque estábamos en puntos diferentes y yo quería una cosa y él no se veía capaz de ofrecérmela. Dos años después nos reencontramos y volvimos a intentarlo.

En esta nueva ocasión, a mí me preocupaba que volviera a pasar lo mismo que la primera vez, por lo que tuvimos que hablarlo y llegar a un acuerdo. Al principio de esta nueva oportunidad él tuvo que poner más esfuerzo en demostrarme que su situación y perspectiva había cambiado y yo tuve que dedicar más esfuerzo a tener confianza en nuestra relación. Aprender de lo que falló entonces, para no volver a cometerlo, nos ha ayudado a ser una mejor pareja.

Por último, intentad que el pasado sea pasado. En ocasiones, cuando surje una discusión, puede ser muy tentador utilizar los errores del pasado para ganar la discusión o, simplemente, por el calentón del momento. Dentro de lo posible, hay que intentar dejar lo ocurrido en aquella relación atrás y centrarnos en la nueva. Si hemos decidido volver a intentarlo tenemos que poder perdonar lo ocurrido la primera vez y empezar de cero. Sacar a cada momento los errores pasados - si no es de manera constructiva - solo va a acabar dinamitando la nueva relación.

El mejor consejo que se puede dar a una pareja que decide volver a intentarlo es que habléis, habléis y habléis. Desde la mayor de las honestidades y la sinceridad, tratad todo lo que os dolió la primera vez, lo que no os gustó, lo que esperáis de la nueva relación, los motivos por los que volvéis y lo que no queréis volver a repetir.

Imágenes | @liamhemsworth, @justintimberlake, Giphy, Sex and The City

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio