Estas son las primeras siete mujeres que obtuvieron un doctorado en Yale y que hicieron historia con ello

Estas son las primeras siete mujeres que obtuvieron un doctorado en Yale y que hicieron historia con ello

Publicidad

Hace dos años un nuevo cuadro se instaló en los pasillos de la Sterling Memorial Library, la biblioteca de la universidad de Yale. Y el retrato no podía ser más importante. La artista Brenda Zlamany plasmó a las primeras siete mujeres que consiguieron un doctorado en la universidad de Yale. Cornelia HB Rogers, Sara Bulkley Rogers, Margaretta Palmer, Mary Augusta Scott, Laura Johnson Wylie, Charlotte Fitch Roberts y Elizabeth Deering Hanscom, se doctoraron en 1894, dos años después de que Yale abriera sus puertas por primera vez a las mujeres que querían un título de postgrado.

Las primeras doctoradas de la historia de Yale

191 años después de que la tercera universidad más antigua de EEUU abriera sus puertas, las mujeres pudieron por fin acceder a sus estudios superiores. Desde 1869 habían tenido acceso a la escuela de arte de Yale, que se creó como una escuela de educación mixta y que en sus primeras cuatro décadas estuvo compuesta casi de forma íntegra por alumnas.

Pero no fue hasta 1892 cuando las mujeres pudieron acceder a estudios de postgrado en la Universidad de Yale. 23 entraron a formar parte de la historia y estas siete, son las primeras que obtuvieron el doctorado en la universidad americana, según la información que obtuvo Judith Schiff, encargada del archivo de Yale. A pesar de las dificultades por la marginación social y política de la mujer en el país (no fue hasta 1920 cuando la mujer consiguió en EEUU el derecho a votar), estas siete mujeres han pasado a formar parte de la historia de la mujer.

Cornelia HB Rogers, profesora y traductora

Cornelia H B Rogers

La primera doctorada de la que te hablaremos es Cornelia Hephzibah Bulkley Rogers. Esta mujer, que en el cuadro sostiene un libro del Mío Cid era experta en español, italiano y francés. Ya lo apuntaba en Twitter la periodista Pilar Velasco, que es la primera mujer española que participa en el Yale World Fellow de 2018, la iniciativa de liderazgo global de la Universidad de Yale.

Su tesis doctoral "Sinalefa, sinéresis, e hiato en los romances del Cid", era un análisis del Cantar del Mío Cid que escribió y entregó en español, tal y como señala Yale. Tras recibir su título, esta políglota dedicó su vida a la traducción en la Academia Americana de Ciencias Políticas y Sociales y a la formación como lingüista.

Elizabeth Deering Hanscom, profesora

Elizabeth Deering Hanscom

Elizabeth Deering Hanscom se licenció en la universidad de Boston y consiguió su doctorado en Yale con una tesis sobre el poema medieval inglés Piers Plowman, del británico William Langland. En castellano se conoce como Pedro, El labrador, y es una alegoría que ha sido estudiada durante años y es considerada un clásico medieval. De ahí que en el cuadro sostenga un yelmo medieval.

Elizabeth impartió clases de inglés durante más de 35 años, y gracias a los trabajos que realizó durante sus años de profesora, como The Heart of the Puritan, Lamb's Essays o The Friendly Craft, ensayos con los que se ganó el título de pionera en introducir el análisis de la literatura estadounidense en la educación superior, según el obituario del The New York Times tras su muerte el 2 de febrero de 1960 a los 94 años.

Sara Bulkley Rogers, escritora

La hermana de Cornelia también fue una de las siete primeras mujeres en conseguir su doctorado en Yale. Es la mujer que no muestra su rostro en el cuadro (no existen imágenes suyas, de ahí que no tenga el rostro visible) y que tiene un manuscrito entre los dedos. Esta mujer, licenciada en la Universidad de Columbia en 1889, fue escritora de ficción y sus obras se publicaron en el New York Evening Post entre otros periódicos.

"El ascenso del gobierno civil y la federación en los comienzos de Nueva Inglaterra" fue la tesis con la que consiguió su doctorado en Yale. Y en 1897, Life's Way, su novela más conocida, fue publicada en Londres por Bentley & Son.

Mary Augusta Scott, erudita

Mary Augusta Scott

Mary Augusta Scott, la mujer de la blusa azul sentada a la mesa en el cuadro, nació en 1851 en Dayton, Ohio. Fue profesora de inglés en el Smith College, pero su pasión siempre fue el estudio de el Renacimiento en Italia. Su tesis "El drama isabelino, especialmente en su relación con los italianos del Renacimiento", solo fue el punto de partida para trabajos posteriores como sus "Traducciones isabelinas del italiano" revisadas por el Journal of Modern Philology en 1918.

También colaboró con revistas literarias como The Dial, y publicó una edición de "Los ensayos de Francis Bacon" y varios ensayos, como "El libro del cortesano: una posible fuente de Benedick y Beatrice".

Laura Johnson Wylie, profesora y sufragista

Laura Johnson Wylie

Laura Johnson Wylie nació en Milton, Pensilvania, el 1 de diciembre de 1855. Su trabajo de postgrado llegó 14 años después de graduarse, y mientras ya trabajaba como profesora de inglés. Su amor por la literatura siempre estuvo presente en su vida, de ahí que en el cuadro aparezca sentada junto a una máquina de escribir.

Su tesis, "Estudios en la evolución de la crítica inglesa", fue la primera publicación de Yale del trabajo de una mujer. Consiguió el puesto de directora del departamento de Inglés en Vassar que mantuvo hasta 1921, introduciendo numerosos cambios en la enseñanza.

Además fue la fundadora y líder del movimiento sufragista en el Condado de Dutchess de Nueva York, que tras ganar el derecho a voto se transformó en un Club de Mujeres donde se llevaban a cabo clases para mujeres. En 1934, dos años después de su fallecimiento, se publicó "Miss Wylie of Vassar", una colección de ensayos conmemorativos como testimonio de la dedicación de Wylie a la enseñanza y la humanidad, según afirmó Eleanor Roosevelt.

Margaretta Palmer, astrofísica

Margaretta Palmer

La mujer que está de pie junto a un telescopio es Margaretta Palmer. Trabajó durante cinco años en el Observatorio de Yale como ayudante antes de doctorarse y su tesis "Determinación de la órbita del cometa 1847-VI" fue un estudio que incluía un nuevo cálculo de la órbita del cometa descubierto por Maria Mitchell, una de sus profesoras en Vassar, donde se graduó.

Esta mujer, nacida en 1862 en Connecticut, fue una gran astrofísica que trabajo, por ejemplo, con la hija de Hubert Newton, Josephine, en un análisis del movimiento de los satélites de Júpiter. Siguió trabajando en el observatorio hasta su cierre en 1918, y posteriormente continuó con sus estudios y publicaciones científicas.

Charlotte Fitch Roberts, química

Charlotte Fitch Roberts es una de las pioneras de la química actual, según la revista Wellesley Alumnae. Frank Austin Gooch, profesor de química en Yale, declaró que la tesis de Charlotte, "El desarrollo y los aspectos actuales de la estereoquímica", era brillante. Se convirtió en profesora de Wellesley en 1896 y continuó su estudio en ese cambio durante toda su carrera, por eso aparece con una pipeta en el cuadro.

Brenda Zlamany, la artista de New Haven que plasmó a siete mujeres que hicieron historia, fue la elegida por Yale para llevar a cabo este proyecto. Un cuadro que no solo es arte, sino una parte vital de la historia de las mujeres en el mundo. La historia de siete mujeres valientes que iniciaron un camino que antes solo era de hombres.

Fotos| Archivo de la Universidad de Yale

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio